08Sep2016

Si tienes en mente un proyecto de empresa, descubre en este post cómo crear un plan de negocio. Es importante dedicarle tiempo, dado que es tu carta de presentación a la hora de conseguir inversores y la hoja de ruta a seguir en los inicios de tu proyecto. Si has detectado una oportunidad de negocio, ¡sigue leyendo para elaborar un plan de empresa que asegure la supervivencia de tu pyme!

La clave para la puesta en marcha de una empresa pasa por la correcta elaboración de un plan de negocio que sirva para atraer inversores a tu proyecto.  Un plan de negocios (también llamado proyecto de negocio o plan de empresa) es un documento en el que se describe tanto la naturaleza del negocio que queremos desarrollar como los objetivos y estrategias que vamos a llevar a cabo).

Pero, ¿por qué tengo que perder tiempo en redactar un plan de negocio?

Esta tarea es cualquier cosa menos una pérdida de tiempo. El plan de negocio será  tu guía durante la puesta en marcha de tu empresa y, además, será el documento que  revisen tus potenciales inversores. Aunque no existe una estructura fija en base a la cual redactarlo, sí podemos destacar algunos puntos fundamentales que te servirán para darle forma al documento.

  1. Define las características de tu producto o servicio.
    Nadie mejor que tú mismo para detallar con claridad y concisión el fundamento de tu negocio: ¿Qué ofreces?¿Qué valor añadido presenta respecto a la competencia? Plantéate éstas y otras preguntas para conocer todos los detalles de lo que tu futura empresa ofrecerá. A fin de cuentas, tu producto o servicio será en un primer momento tu carta de presentación en la sociedad empresarial. 
  2. Realiza un análisis estratégico realista sobre tus ventas.
    Una vez sabemos qué vamos a  vender, tenemos que plantearnos ¿cómo lo haremos?¿Quién lo adquirirá? Debemos definir cuál es nuestro potencial cliente y el tamaño de nuestro mercado para determinar cuál puede ser nuestro volumen de ventas. En función de ese cliente ideal, también sería recomendable detallar nuestro público objetivo.
  3. Decide tu forma jurídica.
    ¿Has optado por crear tu propia empresa como autónomo? O, por el contrario, ¿prefieres constituirte como sociedad? En ese caso, también tendrás que decidir qué figura societaria adoptar: limitada, laboral, anónima… Para saber más sobre la forma jurídica de tu empresa, puedes consultar nuestro videoblog.   
  4. Conoce a tu competencia.
    Elabora un estudio de mercado y define cuál es la situación actual del mercado en el que se ofertará tu producto o servicio. Saber contra quién competirás es la clave para detectar y potenciar el valor añadido de tu producto.
  5. Conoce tus necesidades iniciales.
    Para poner en marcha tu empresa probablemente necesites una oficina, o quizá hayas optado por instalarte en un vivero de empresas durante su nacimiento. También deberás detallar las infraestructuras tecnológicas e informáticas, las necesidades técnicas y decidir quién o quiénes compondrán el equipo humano. De nuevo, es necesario ser realista en este punto.
  6. Contrasta tus datos financieros.
    Conocer tu punto de partida económico y el objetivo al que quieres llegar es necesario, pero también lo es detallar cómo llegaremos hasta esa meta. ¿De qué recursos disponemos? ¿Necesitaremos ayudas para nuevos autónomos y emprendedores? Llegados a este punto recuerda que cualquier empresa en general, y las start-up en particular, arrojan resultados negativos financieramente en sus inicios.
  7. Revisa tu plan de empresa.
    Llegados a este punto, habrás definido y recopilado una gran cantidad de información. Revísala para detectar errores y corregirlos, e intenta sintetizar todo en un resumen ejecutivo. En este nuevo documento pon en marcha tu creatividad, ya que será el que tus potenciales inversores consulten. Recuerda captar la atención en los primeros párrafos para evitar que acabe almacenada junto a otras propuestas de negocio en un cajón.

Como has visto, un plan de negocio es, en definitiva, un mapa que indica a dónde queremos llegar con nuestra empresa y desde dónde partimos, además del camino que tomaremos para llegar a ese punto. Es, también, la puerta de entrada a las inversiones. Por ello, merece la pena dedicarle tiempo y esfuerzo. Si necesitas ayuda o asesoramiento en la definición de tu proyecto de negocio, acude a tu Cámara de Comercio más cercana. Allí, te ayudarán a dar los pasos necesarios para ser emprendedor y crear tu propia empresa.

Buscador

Suscríbete a nuestro Newsletter