18Ene2017

La creatividad es un aspecto clave para el desarrollo de cualquier empresa. Existen muchas técnicas para promoverla en el seno de una compañía y una de ellas es el llamado braingstorming o tormenta de ideas. Hoy te contamos los conceptos básicos a tener en cuenta para llevar a cabo de forma correcta esta actividad.

Cuando hablamos de brainstorming suele venirnos a la mente un grupo de personas lanzando ideas sobre algún tema concreto, pero para llevar a cabo correctamente esta técnica creativa es necesario establecer y respetar una serie de pautas:

  • Cualquier brainstorming debe establecer una serie de reglas que deben ser respetadas. Entre las básicas se encuentran promover un ambiente creativo y no crítico. La lluvia de ideas es un ejercicio donde lo importante es sumar a construir entre el grupo, crear ideas. No consiste en criticar o analizar detalladamente las ideas que van surgiendo. Cuanto mayor sea el número de ideas aportadas, mejor.
  • La duración es clave, así como el número de personas que participan en él. Hay que recordar que este tipo de ejercicios deben ser dinámicos, por lo que no es recomendable que se extiendan más allá de una hora y media para no agotar a los participantes. Tampoco es conveniente que el número de participantes sea muy elevado, ya que la moderación y dinamización del ejercicio se dificulta.
  • Selecciona un tema sobre el que construir. Debes delimitar el asunto sobre el que se desarrollará el ejercicio para enfocar las ideas que vayan surgiendo.
  • Implica a personas de varios departamentos. Es necesario contar con participantes implicados en el tema sobre el que se desarrollará el brainstorming pero también es positivo dar un punto de vista diferente con empleados de otras áreas que pueden aportar nuevas perspectivas. 
  • La participación de todos es clave. Para romper el hielo al comienzo el moderador puede comenzar a sugerir las primeras ideas sobre el tema en cuestión, de manera que sirva de punto de partida para el resto. Durante el ejercicio es recomendable llevar a cabo un mapa mental, el cual nos permite tener siempre presente la idea o tema central sobre el que se va desarrollando el brainstorming.

Como has podido observar, para poner en marcha una correcta sesión de brainstorming o tormenta de ideas es necesario haberla planificado correctamente, así como contar con un moderador que sepa desarrollar y presentar el ejercicio. Pero tan importante como la planificación y la puesta en marcha es definir los siguientes pasos a dar una vez concluimos el brainstorming, así como comunicar el feedback de la sesión a todos los participantes.