02Nov2016

Es importante gestionar eficazmente el talento que atraes y mantienes en tu negocio, ya que tu empresa será tan buena como lo sea el personal que trabaja en ella. Si quieres saber cómo optimizar tus procesos de captación de personal, ¡sigue leyendo!

Optimizar el proceso de reclutamiento de personal puede redundar en resultados muy beneficiosos para tu empresa. Contar con los mejores profesionales del sector significa aumentar la productividad de tu negocio y, además, facilitará los procesos de innovación. Por tanto, para maximizar tu eficiencia y evitar que se torne en un proceso largo y tedioso, es recomendable organizar los pasos a dar y seguir una calendarización.

¿Por dónde es necesario empezar un proceso de reclutamiento?

Lo fundamental es elaborar el  perfil profesional que buscas. Qué conocimientos son necesarios para el desarrollo de la labor en cuestión; con qué habilidades es necesario contar para desenvolverse con soltura en el día a día; quécaracterísticas personales y profesionales deben reunir nuestros candidatos… Incluso es posible que en algunos casos requieras un perfil de determinada edad (por ejemplo, en el caso de buscar candidatos a un puesto senior o de dirección).

Es imprescindible evitar las ambigüedades, ya que el texto que redactes servirá para captar y filtrar candidatos. Cuantos más datos cuantificables pidas (años de experiencia, por ejemplo), más fácil será el trabajo de selección posterior.

Una vez definidos estos datos y redactado el anuncio, ¿cuáles son los mejores soportes para publicarlo?

Hoy en día existe una gran variedad de  sitios web especializados en los  que publicar este tipo de anuncios:, Infojobs, Jobandtalent, LinkedIn, Xing .etc. Lo fundamental es segmentar adecuadamente tu público objetivo: además de las páginas de búsqueda de empleo genéricas, hay webs que recopilan ofertas de empleo para recién licenciados, otras específicas de uno u otro sector…  
Tu labor como reclutador pasa por juzgar en qué soportes es necesario incluir tu oferta de empleo y en cuáles es una pérdida de tiempo.

Afinar el modo de captación servirá para realizar un primer filtrado. Además, es aconsejable apoyarte en las redes sociales de tu empresa para aumentar la difusión, ya que cada vez es más frecuente usar este medio como herramienta de búsqueda de empleo (un ejemplo claro es LinkedIn).

Otra opción bastante extendida es externalizar este proceso a través de empresas especializadas. Los llamados headhunters pueden suponer una vía para captar talento para tu empresa.

Otro factor importante es el feedback que recibes de los candidatos. Es beneficioso preguntar cómo han encontrado la oferta de empleo, ya que así podrás saber en qué entorno se encuentra el público objetivo al que quieres captar. Por otra parte, si los candidatos no se ajustan al perfil que buscas, es posible que tengas que revisar los pasos que has dado hasta ahora en el proceso de reclutamiento.

También debes saber que es fundamental no precipitarse en la toma de decisiones. Contratar rápido puede suponer un error que afectará a largo plazo a tu negocio. Es preferible dilatar brevemente el proceso para meditar calmadamente qué perfil seleccionas y por qué motivos. Asimismo, es fácil caer en el error de un alargamiento exagerado del proceso. En ese caso es fácil que los candidatos pierdan algo de motivación o, en el peor de los casos, sean fichados por la competencia.

La promoción interna

Antes de iniciar este proceso, ¿has sopesado la opción de la movilidad interna? Esta posibilidad no sólo permite que la vacante sea ocupada por un perfil que ya conoces y del que ya tienes referencias, sino que será bien acogida por  tus trabajadores que se sentirán valorados. Si crees que alguno de tus empleados se ajusta perfectamente al perfil que estás buscando, esta puede ser la mejor opción.

Buscador

Suscríbete a nuestro Newsletter