15Jul2021

En el actual mundo digital, donde todo cambia, las marcas se han visto obligadas a apostar por la innovación en el ámbito del marketing, implantando nuevas fórmulas de promoción para dar a conocer sus productos y/o servicios, pero sobre todo, han dado un mayor peso a la calidad de las publicaciones.

En este contexto, las empresas han optado por diversas estrategias que giran en torno a los contenidos, conocidas como: branded content y marketing de contenidos. Dos términos que, a pesar de sus similitudes, no son exactamente lo mismo. Es por ello, que vamos a explicar las diferencias entre ambos.

Branded content

El branded content es un conjunto de técnicas que utilizan las marcas para conectar con el cliente través de contenidos creativos que le aporten valor. Este valor puede darse a través de contenidos de entretenimiento o informativos, pero lo más importante es que debe ser creado por la marca que lo financia, es decir, no se puede tomar un contenido desarrollado por un tercero.

La intención de esta producción de contenido es garantizar que el público recuerde la marca cuando surja una necesidad. Una estrategia común en canales con grandes audiencias, como es el caso de las redes sociales o los programas de televisión.

Los objetivos del branded content son los siguientes:

  • Posicionar la marca en el mercado.
  • Mejorar el valor de la marca, transmitiendo una posición de liderazgo.
  • Promover un marketing de “boca a boca” ya que cuando el contenido es bueno, los consumidores pasan a conversar sobre él.
  • Convertirse en una referencia en su nicho de actuación.

Es importante recordar que el objetivo, en general, no es la venta directa de un producto, sino el posicionamiento de la marca de una forma diferenciada. Básicamente, se trata del desarrollo de una buena relación con el público. 

Marketing de contenidos

La propuesta aquí es completamente diferente. A pesar de mantener el foco en la relación con el público, el marketing de contenidos trata de buscar, analizar, clasificar y editar contenidos interesantes de índole informativo para el target. En este caso sí que hablamos de contenido que han creado terceros por lo que no hay que invertir en producción propia.

Las técnicas de optimización de la distribución digital del contenido, como es el caso del SEO o la dinamización en redes sociales, son importantes para la mejor distribución posible del contenido. 

Los objetivos del marketing de contenidos son:

  • Percibir la marca como autoridad garantizando una mayor confianza del consumidor.
  • Mejorar el alcance orgánico de la marca ya que, al producir contenido relevante sobre determinado asunto, que no se refiere directamente a la divulgación de un producto, cabe esperar un posicionamiento orgánico.
  • Generar compromiso del público: la audiencia se siente más comprometida cuando tiene acceso a contenido rico que le ayuda a tomar decisiones inteligentes de compra, en lugar de encontrar sólo anuncios con las ventajas ofrecidas por una marca.
  • Aumentar la conversión de los clientes potenciales.

Queda claro que ambas estrategias buscan contenidos de calidad, sin embargo, mientras el branded content apela a los sentimientos y trata de transmitir los valores de una marca al cliente potencial a través de la producción de contenidos multimedia, el marketing de contenidos crea métodos con un tono convencional para conseguir posicionarse, ganarse la lealtad de los lectores y llegar al máximo número de clientes potenciales.

Puedes encontrar más información sobre TICCámaras en este enlace.

Buscador

Suscríbete a nuestro Newsletter