25Mayo2018

El término ‘Personal Branding’, o marca personal como lo conocemos en español, se relaciona con la imagen que cada uno proyecta de sí mismo. Sin embargo, con el auge de las nuevas tecnologías, este concepto también está siendo adoptado por los autónomos y las pymes hasta convertirlo en un factor imprescindible que les diferencie de su competencia. Lo analizamos.

‘Personal Branding’ podría definirse como “el conjunto de ideas, sensaciones y percepciones que adopta nuestro entorno como consecuencia de nuestros actos”. Es decir, la marca personal es lo que proyectamos de nosotros mismos a ojos de los demás, y es muy importante trabajarla para poder alcanzar nuestros objetivos personales. Pero, ¿por qué es tan importante?

Hace 10 o 15 años, cuando buscábamos posicionar nuestra marca personal tan solo podíamos hacerlo a través de nuestro entorno más directo: familiares, amigos, compañeros… Ahora, en cambio, los perfiles en redes sociales simplifican esta idea haciéndonos más visibles a ojos de cualquier persona.

No obstante, la marca personal de cada uno no se crea de la noche a la mañana. Es producto de un trabajo, de una actitud; que nos lleve a proyectar la imagen que queremos. Es importante seguir una hoja de ruta, o estrategia, que se resume en estos puntos:

  • Definir una serie de objetivos personales y profesionales.
  • Decidir en qué entorno nos vamos a mover para lograrlos.
  • Definir aquello que nos diferencia, que nos hace únicos; y hacer de ello nuestra seña de identidad.
  • Generar empatía con nuestro entorno.

Una vez definida la estrategia debemos pensar cómo la vamos a ejecutar. Por eso, además de estas ideas, existen tres conceptos básicos que es importante trabajar:

  • Definir un mensaje que queremos transmitir: es importante conocer cuál es el mensaje que queremos hacer llegar a partir de nuestra propia imagen.

  • Establecer un diseño/imagen: la imagen, la interfaz; que establezcamos de nosotros también es importante. Como dicen, “una imagen vale más que mil palabras”. Proyectar una buena imagen a primera vista es fundamental para lograr una marca personal eficaz.

  • Seleccionar unos canales: ¿a través de qué medios vamos a proyectar nuestra imagen? Los canales que utilizamos para comunicarnos dicen mucho de nosotros. Tener un blog o una página web que defina cómo somos o cómo pensamos puede ser muy diferenciador.

Pero, de la misma forma, todas estas ideas son aplicables también al mundo de los autónomos y la pequeña y mediana empresa: la imagen que proyecta nuestra marca debe aportar valores tales como la profesionalidad, compromiso, fidelidad… o, en definitiva, los que busquemos transmitir con nuestras actuaciones. Mediante estos valores, y a partir de una marca personal depurada y fuerte, podremos generar una comunidad basada en clientes que comparten las ideas que buscamos transmitir.

En las cámaras de comercio contamos con el Programa España-Emprende para emprendedores que han decidido montar su propio negocio y un programa específico para emprendedoras: PAEM, el Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres, que te ayuda a consolidar tu idea de negocio, buscar financiación y asesorarte en todos los trámites como el plan de marketing.