10Ene2017

Uno de los primeros pasos a dar a la hora de poner en marcha un negocio es el análisis de tu mercado, y dentro de él es muy importante conocer quiénes son y cómo trabajan nuestros competidores.

Al igual que en el medio offline, el entorno online requiere un estudio específico de la competencia. En ocasiones la mayoría de nuestros competidores en Internet coincidirán con los offline pero no siempre tiene por qué ser así.

Antes de comenzar es necesario conocer que existen dos tipos de competidores: los directos, que compiten contigo con un producto o servicio muy parecido para conseguir el mismo tipo de cliente, y los indirectos, aquellos que se dirigen al mismo cliente que tú pero con productos o servicios alternativos.

En un primer momento nos centraremos en los competidores online directos y para identificarlos podemos realizar búsquedas de palabras clave que describan nuestros productos y/o servicios en Google. Generalmente identificaremos una serie de webs que compiten por los mismos términos.

Conocer a nuestros competidores nos ayudará a conocernos a nosotros mismos. Es decir, definir nuestra competencia nos permitirá saber cuál es el valor diferencial de nuestro producto o servicio, lo que nos ayudará a detectar oportunidades dentro de nuestro nicho de mercado. Una vez que sabemos cuáles son nuestros competidores directos y cuál es nuestro valor diferencial y oportunidad es necesario realizar un análisis de cuatro factores web:

  1. Análisis SEO on-site: este estudio nos ayudará a conocer cuáles son las palabras clave y términos a través de los cuales nuestra competencia quiere llegar al cliente. En función de la estructura de su sitio web (las categorías y subcategorías en las que se organiza su web), las palabras que utilizan para nombrar categorías y productos y la organización de los enlaces internos del sitio web (por ejemplo aquellas categorías o productos enlazados desde la home son a los que más ‘fuerza’ quieren dar para su posicionamiento), conoceremos los términos en los que nuestra competencia desea estar presente en Google. Para tener un amplio listado de url´s, titles, descriptions, encabezados y demás elementos que usan nuestros competidores en su web para optimizar su posicionamiento es posible utilizar herramientas como Screaming Frog.
  2. Análisis Off-site: este consiste en el estudio de enlaces que llegan a los sitios web de nuestra competencia. Cuanta mejor calidad y variedad tengan los sitios web que enlazan a nuestra competencia, más difícil será competir con ellos. Para este estudio podríamos empezar por realizar búsquedas en Google de aquellas palabras clave por las que queremos que posicione nuestra ‘home’ y analizar el sitio web que aparezca en noveno o décimo lugar. Así sabremos cual es el nivel de dificultad que vamos a encontrar para que nuestra home pueda colocarse en primera página del buscador. Además, podremos identificar posibles sitios webs de calidad susceptibles de enlazar a nuestra web (debido a que ya lo ha hecho hacia nuestra competencia). Para este tipo de análisis podemos utilizar herramientas como Ahrefs o SeoMoz.
  3. Análisis de usabilidad: con él podremos observar los objetivos que se marca nuestra competencia dentro de su web, como pueden ser el registro en su newsletter o la compra. También nos ayudará a observar si el tiempo de carga de nuestra web es similar al de la competencia, si usan protocolos SSL (https) o sellos de confianza online, los tipos de pago que habilitan, así como analizar su proceso de compra (el número de pasos necesario para completar la operación). Todo ello influirá en que el usuario realice su compra en nuestro sitio web o el de la competencia. Cuanta mayor confianza generemos en nuestro usuario y más fácil sea realizar una compra más posibilidades tendremos de que el cliente nos elija a nosotros en lugar de a nuestros competidores.
  4. Análisis de la presencia en redes: conocer las redes sociales en las que está presente nuestra competencia, así como la actividad que realiza en cada una de ellas y su efectividad también nos ayudará a definir cómo debemos actuar nosotros en este medio. Además, identificaremos usuarios e influencers dentro de nuestro sector que posiblemente también estén interesados en el tipo de mensaje que transmitamos por nuestros canales sociales.

Todas estas acciones nos ayudarán a identificar cuáles son los objetivos para poder superar a nuestra competencia en cuanto a presencia online, además de ayudarnos a anticiparnos a ella.