09Mar2018

Ser emprendedora supone tomar decisiones, asumir riesgos, trabajar mucho… pero sobre todo, supone una gran satisfacción. En los últimos años, miles de mujeres en toda España (y en todo el mundo) han decidido tomar las riendas de su vida profesional creando su propia empresa. Pero, ¿cómo son las mujeres que se lanzan a emprender? Lo analizamos.

Según un estudio de RED GEM (Global Entrepreneurship Monitor), la tasa de actividad emprendedora femenina en España se ha estabilizado recientemente en un 4.5% tras la caída que sufrió durante los años de la crisis. Un dato positivo a priori, pero no tanto si lo comparamos con el de otros países: en 61 economías de todo el mundo este porcentaje se ha incrementado en un 7% en los últimos dos años.

Perfil de la mujer emprendedora en España

¿Cómo es la mujer que está rompiendo la tendencia? ¿Qué factores son determinantes para pasar a ser emprendedora?

Pues bien, en los últimos años se ha venido desarrollando un perfil de mujer emprendedora muy característico: nos referimos a una mujer joven de entre 25 y 34 años de edad y con visión para detectar la oportunidad de negocio. Así lo confirma el último Informe Especial GEM sobre Emprendimiento Femenino apoyado por el Centro Internacional Santander Emprendimiento (CISE), el cual también habla del número de mujeres emprendedoras registradas en nuestro país: alrededor de 650.000.

En el siguiente cuadro-resumen mostramos el perfil de la mujer emprendedora en España: 

Edad:

25 – 34 años

Motivación:

70% emprende por necesidad de mercado

Educación:

+50% con estudios universitarios

Expectativas de crecimiento:

Sólo un 20% espera generar más de 6 empleos en los próximos años

 

Fte: infoautonomos.com

 

Según el Centro de Psicólogos en Sabadell Coterfam, cuando nos referimos a una ‘mujer emprendedora’ nos estamos a refiriendo a una mujer autónoma y muy independiente, no sólo en el ámbito laboral, sino también en el ámbito personal. Hablamos de una persona creativa, con confianza en sí misma, optimista y con un fuerte sentido de logro. Además, aunque cada mujer es única y tiene sus propios intereses y motivaciones, podría atribuírselas un patrón psicológico común a todas ellas:

  1. Capacidad multitarea: son capaces de llevar a cabo varias tareas de una manera eficaz y obtener los resultados esperados de ellas.
  2. Mayor capacidad de relaciones personales: la mujer emprendedora tiene una gran facilidad para relacionarse con otras personas y posee habilidades de negociación.
  3. Innovación y creación: otro patrón común lo encontramos en la tendencia a la innovación: creando productos o servicios innovadores que despiertan el interés de múltiples personas, o bien mejorando los ya existentes. Hablamos de personas a las que les gusta idear, crear y descubrir cosas nuevas.
  4. Tolerancia al riesgo y orientación al logro: para una mujer emprendedora es más importante el “hasta dónde” pueden llegar con su proyecto y con su idea, que los riesgos de llevarla a cabo. Siempre desde la prudencia, la mujer emprendedora se compromete con una idea y busca conseguir lo que se propone cueste lo que cueste. 
  5. Autonomía e independencia: si hay algo que caracteriza a la mujer emprendedora es su autonomía, sus ganas de salir adelante por sí misma y lograr sus objetivos sin depender de nadie. En definitiva, toda mujer que decide emprender lo hace con una idea: “ser su propia jefa”.

Si tienes una idea de negocio y quieres ponerla en marcha, consulta PAEM, el Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres que te ayuda a consolidar tu idea de negocio, buscar financiación y asesorarte en todos los trámites. ¿Quieres ser tu propia jefa? ¡Es tu momento!

Buscador

Suscríbete a nuestro Newsletter