22Mar2018

La República de Túnez está situada en la costa mediterránea de África. Su territorio está organizado en 24 gobernaciones o wilayat. La capital y, a su vez, la ciudad más poblada, es Túnez.

Es el país más pequeño del Magreb con una superficie de 163.610 km²​ y una población estimada en 10,3 millones de habitantes. El desierto del Sahara ocupa aproximadamente el 40 % de su territorio, el resto es suelo adecuado para la agricultura; además, cuenta con 1.148 km de costa.

Los graves atentados cometidos por el Daesh entre 2012 y 2015 tuvieron un efecto muy negativo sobre la economía tunecina al impactar directamente sobre el turismo, un sector estratégico para el país.

Ante esta situación, el gobierno tunecino está realizando grandes esfuerzos por recuperar su imagen como destino turístico atractivo. La decidida política de seguridad del gobierno en colaboración con sus socios europeo ha dado frutos y va poco a poco aumentando la confianza del mercado en este destino turístico. En los dos últimos años se aprecia ya una recuperación sostenida: se han alcanzado los 6 millones de turistas con una tasa de crecimiento anual cercana al 10%.  

Además, el gobierno está llevando a cabo un programa de reformas con el fin de recuperar la estabilidad macroeconómica. Destacan las reformas estructurales en los ámbitos laboral, financiero o industrial,  y las medidas adoptadas para equilibrar el desarrollo regional y reducir la pobreza y exclusión social.

En toda esta estrategia subyace el objetivo de mejorar la regulación económica y el clima de negocios. La nueva legislación de inversiones extranjeras que ha entrado en vigor a lo largo de los dos últimos años tiene por objeto facilitar el acceso de los capitales extranjeros a la economía tunecina para promover el crecimiento económico, la competitividad y la creación de empleo de calidad. Toda esta estrategia abre, sin duda, nuevas oportunidades a las empresas españolas.  

En cuanto al comercio bilateral España-Túnez, las exportaciones españolas están muy diversificadas, y entre ellas destacan los automóviles, la maquinaria o las manufacturas de plástico, alcanzando una cifra de unos 800 millones de euros anuales.

En servicios destaca la gestión hotelera. En cuanto a la inversión directa española, que supera los 500 millones de euros en términos de stock acumulado, se concentra en los sectores de cemento, seguros, automoción e industria alimentaria.

El turismo es un sector de oportunidad que puede complementar la oferta de las cadenas españolas hoteleras. De hecho, dos de ellas están ahora presentes en el mercado tunecino. Túnez irá recuperando su atractivo como destino turístico mediterráneo a medida que se supere la crisis de confianza causada por los atentados terroristas, y en ese aumento de actividad pueden participarlas empresas turísticas españolas.

Oportunidades para las empresas españolas

Según los datos más recientes de la Secretaría de Estado de Comercio, los sectores más atractivos para las empresas españolas son:

  • Productos cárnicos: ovino, bovino y aviar.
  • Maquinaria y equipamiento industrial.
  • Equipamiento y material eléctrico.
  • Productos químicos.
  • Material de transporte.
  • Maquinaria y equipo para el medioambiente
  • Tecnologías de la información y comunicaciones (TIC)
  • Agua (desalinizadoras, presas, depuradoras...)
  • Energía y energías renovables (solar, fotovoltaica...)
  • Transporte ferroviario (tren velocidad alta, rehabilitación de vías férreas y construcción de nuevas...)
  • Construcción de autopistas

¿Te interesan los análisis de mercados de otros países? Consulta el apartado de comercio exterior. Si además quieres internacionalizar tu empresa o exportar, no olvides consultar los programas de las cámaras de comercio: Xpande y XpandeDigital.

Buscador

Suscríbete a nuestro Newsletter