15Jun2017

El gobierno trabaja para mejorar la competitividad del modelo productivo dominicano, mediante una mejora de la capacidad de la mano de obra, una mejor gestión de los recursos naturales y una mayor interconexión entre la inversión extranjera y la economía local.

República Dominicana está ubicado en la zona central de las Antillas y es uno de los trece países que forman la América Insular. Tiene una superficie de 48.670 Km2y cuenta con una población de 10. 784 .906. Su capital y ciudad más poblada es Santo Domingo.

Crecimiento económico:

La República Dominicana es una de las economías latinoamericanas que ha crecido más rápidamente en los últimos veinte años, experimentando al mismo tiempo una continua reducción de los índices de pobreza.

Un crecimiento del PIB del 6,6% en 2016, con inflación contenida por debajo del 2%, unido a una sensible reducción del déficit por cuenta corriente y un aumento de la inversión extranjera directa, es muestra del dinamismo y sostenibilidad del nuevo modelo de crecimiento. Todos los analistas apuntan a un crecimiento por encima del 5% en este año.

El gobierno dominicano está promoviendo un proceso de industrialización para generar un sector productivo competitivo, innovador y de alto valor añadido, y que esté bien conectado con las necesidades actuales de unas cadenas globales de valor cada vez más relevantes. Ello es garantía para generar crecimiento sostenible, creación de empleo de calidad y reducción de la pobreza.

La inversión extranjera como estímulo:

Esa política industrial se ejecuta a través de diferentes instrumentos, y uno de ellos es el estímulo de la inversión extranjera directa. La localización geográfica del país, su estabilidad política y social, su mano de obra cualificada, su dotación de infraestructuras, su apertura comercial y el clima de negocios son algunos de los mayores atractivos que los inversores extranjeros encuentran en la República Dominicana.

Además, el gobierno trabaja para mejorar la competitividad del modelo productivo dominicano, mediante una mejora de la capacidad de la mano de obra, una mejor gestión de los recursos naturales y una mayor interconexión entre la inversión extranjera y la economía local.

Las zonas francas constituyen uno de los destinos más idóneos para dirigir esas inversiones. Sus más de 65 parques de zonas francas, en que se ubicaban ya más de 600 empresas en 2015, diez de ellas españolas, son una muestra del éxito de este modelo.

Exenciones fiscales:

En cuanto a los incentivos que se contemplan, destacan las exenciones del 100% tanto de los impuestos nacionales como municipales. Por todo ello, estas zonas francas constituyen una buena oportunidad para las empresas españolas que están considerando instalarse en el país.

Oportunidades de negocio:

  • Equipos médicos
  • Productos farmacéuticos
  • Productos elétricos y electrónicos
  • Textil y confecciones
  • Calzados y manufracturas de piel
  • Productos del tabaco

Más información en el Informe económico y comercial de República Dominicana

Buscador

Suscríbete a nuestro Newsletter