19Oct2018

Kazajistán es un país transcontinental, con la mayor parte de su territorio en Asia Central y una menor -al oeste del río Ural- en Europa. Con una superficie de 2. 724 900 km², es el noveno país más grande del mundo.

Kazajistán es uno de los seis Estados túrquicos independientes, junto a Turquía, Azerbaiyán, Kirguistán, Uzbekistán y Turkmenistán. Comparte fronteras con los tres últimos y con Rusia y China, a la vez que posee costas en el mar Caspio y el mar de Aral. La capital es Astaná.

Con 18,3 millones de habitantes, Kazajistán ocupa el puesto número 61 por población en el mundo y cuenta una baja densidad poblacional, siendo apenas mayor a 7 habitantes por kilómetro cuadrado.

Este país ha experimentado un intenso crecimiento en los últimos años, fundamentado, en buena parte, en sus amplias reservas de recursos energéticos. La  recuperación económica y el éxito de las medidas tomadas por el Gobierno kazajo se reflejan en el ritmo de crecimiento del PIB que ha pasado del 1,2% en 2016 al 3,9% estimado para 2018.

Otro indicador positivo es el notable incremento de la inversión extranjera directa, prácticamente de un 70% en los primeros meses del año. No es ajeno a ello la mejora de su atractivo como destino de las inversiones, que se refleja en los puestos que ocupa en los rankings internacionales de facilidad para hacer negocios, los mejores de los países de su entorno.

El gobierno ha aprobado  un Plan Integral Estratégico de Desarrollo para el 2025, cuyo objetivo es formar parte de los treinta países más desarrollados del mundo. Además, está realizando un especial esfuerzo por impulsar la inversión privada, mejorar los servicios públicos, crear una estabilidad laboral garantizando un mercado de trabajo eficaz, reducir las cargas burocráticas, perfeccionar la gobernanza institucional y aumentar la seguridad jurídica.

En 2018 se cumplen 20 años de la fundación de su capital Astaná, ciudad que se ha convertido en uno de los centros más importantes de Eurasia y locomotora del desarrollo regional. Además, Kazajstán está plenamente alineado con la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda del gobierno chino, lo que suma oportunidades para la inversión extranjera.

Relaciones bilaterales

Kazajstán es todavía un mercado desconocido para las empresas españolas y las cifras de intercambio son aún modestas. En el año 2017, las exportaciones españolas alcanzaron los 163,2 millones de euros, concentradas en equipamiento ferroviario y aeronaves, mientras que las importaciones ascendieron a 1.551,4 millones de euros, principalmente en el sector petróleo.

Actualmente, las oportunidades de negocio que ofrece este país para las empres españolas no solo se encuentran en el ámbito energético, sino también en el de las infraestructuras, construcción, modernización y digitalización de su industria, servicios, Smart cities, equipamiento y gestión hospitalaria.

¿Te interesan los análisis de mercados de otros países? Consulta el apartado de comercio exterior. Si además quieres internacionalizar invertir en otro país o exportar, infórmate de los programas de las cámaras de comercio: Xpande y XpandeDigital