04Jul2018

Con el paso del tiempo, el modo en que las empresas generan ventas evoluciona igual que lo hace la forma de hacer publicidad y de llegar hasta los clientes finales. Dentro de esta idea surge el ‘Inbound Marketing’, un concepto cada vez más en auge desde la llegada de las nuevas tecnologías y las redes sociales, y que ha revolucionado la forma de hacer publicidad. Lo analizamos.

Etiquetas:

El ‘Inbound Marketing’ consiste en lograr que sea el usuario quien encuentre nuestra marca, en lugar de ser nosotros quienes tratemos de captarle por medio de una publicidad agresiva y a veces intrusiva. Con este nuevo concepto la idea cambia: no es el producto final el elemento de atracción, sino que lo es todo aquello que engloba y rodea a la marca.

Es decir, se trata de crear una estrategia que atraiga clientes por medio de la difusión de contenidos útiles, relevantes y que aporten valor al usuario a través de los diferentes canales de la marca. De esta forma se contacta con el usuario al inicio del proceso de compra, captándole y acompañándole hasta el momento de la transacción final.

El proceso desde que se capta un cliente hasta que se genera una venta consta de cuatro etapas principales:

  1. Atracción: utilizando diferentes técnicas como el marketing de contenidos, las redes sociales, el SEO o los eventos; se atrae y se dirige a un usuario hacia una página web con información útil para conocer y entender su necesidad.
  2. Conversión: durante esta fase se busca convertir las visitas en registros para la base de datos de la empresa. Para ello, se ofrecen al usuario contenidos relevantes que podrá descargar a cambio de rellenar un formulario con sus datos. 
  3. Cierre: con los registros en la base de datos ya logrados, el siguiente paso consistiría en gestionar esos registros de tal forma que se genere un flujo de contenidos automatizado y adaptado al ciclo de compra del usuario.
  4. Deleite: una vez se ha logrado atraer a los clientes, es muy importante tratar de conservarlos. Debemos tratar de mantenerles satisfechos por medio de informaciones útiles e interesantes ya que serán ellos nuestros futuros prescriptores y, por lo tanto, pueden convertir las recomendaciones en ventas.

Pero, con respecto al marketing tradicional, ¿qué ventajas nos ofrece el ‘Inbound Marketing? Entre otras, destacan:

  • Simplifica el trabajo de ventas y marketing.
  • Incrementa la visibilidad y el conocimiento de tu marca.
  • Educa a nuestro público objetivo en el mundo digital que vive.
  • Incrementa la confianza y credibilidad en tu producto.
  • Genera tráfico y leads de calidad.
  • Es más rentable.
  • Es menos intrusivo.
  • Mejora la relación con los clientes.
  • Genera métricas visibles y fáciles de aplicar.

En definitiva, gracias al ‘Inbound Marketing’ podemos conocer mejor los intereses de nuestros usuarios y facilitarles la información que necesitan en función de sus gustos y necesidades. Esto nos permitirá, en función de la fase de compra en la que se encuentren, ofrecer un tipo de contenidos u otros.

Si eres una pyme, emprendedor o autónomo y tienes dudas sobre cómo llevar a cabo tu estrategia de innovación o marketing online, los programas InnoCámaras y TICCámaras te interesan. Te aportarán la solución que necesitas para mejorar la competitividad de tu negocio.