15Jun2018

Construir una marca con una identidad fuerte y que además sea reconocida por su éxito, no es tarea fácil. Hacer triunfar a nuestra marca precisa de un trabajo tenaz, constante y prolongado. El tiempo nos permitirá ir inculcando y transmitiendo los valores deseados por medio de la imagen de nuestra empresa. ¿Cómo? Sigue estos 10 consejos:

Etiquetas:

Cuando pensamos en una marca, inevitablemente se nos vienen a la mente aquellas que forman parte de nuestro día a día: Coca-Cola, Zara, Santander… Su reconocimiento es fruto de un largo trabajo, prolongado durante años, que les ha permitido posicionarse en el lugar que ocupan actualmente.

Si quieres emular a estas grandes marcas, te ofrecemos diez consejos:

  1. Generar sentimientos: las marcas que son capaces de generar sentimientos son las más recordadas. Hoy en día, por medio del storytelling y gracias a las nuevas herramientas digitales, generar una historia que evoque emociones en el consumidor es más sencillo.  
  2. Crear una Comunidad: busca que aquellos que compartan los valores de tu marca los tengan interiorizados y los compartan. Es decir, trata de generar una comunidad cuyos miembros se retroalimenten entre sí. Para ello aprovéchate de las redes sociales, simplifican mucho este concepto.
  3. Transmitir la esencia de tu marca en todos los aspectos: ¿qué valores quieres transmitir? Es importante que tanto en el logo como en la imagen corporativa o los colores, la esencia sea la misma. Sé armónico y congruente y tus clientes podrán identificarte más fácilmente.
  4. Ir más allá del beneficio económico. Obviamente es necesario para crecer y la rentabilidad es el primer fin de muchos negocios. Pero no debemos quedarnos ahí. Debemos buscar que nuestra marca sea también reconocida por acciones en las que el dinero no es el protagonista, acciones que ayuden a la sociedad o medioambiente. La RSC (Responsabilidad Social Corporativa) está presente en todas las grandes marcas.
  5. Interactuar con tus clientes. Establece una relación cercana con ellos. Trata de conocerles y ser consciente de sus necesidades. Cualquier dato que logres obtener acerca de su comportamiento puede ayudarte a acceder mejor a ellos.
  6. Aportar algo nuevo. Todas las marcas que han alcanzado el éxito han generado algo nuevo, o bien, han creado la novedad en un concepto ya existente. Es muy importante, ya que la novedad ayuda a que nuestra marca sea recordada.  
  7. Distinguirse por medio de tus actos. Realiza acciones que sorprendan a tu clientela y que te permitan generar un valor añadido a partir de ellas. Sé amable en todo momento, preocúpate por tus clientes y compénsales por acompañarles haciéndoles partícipe de tu éxito.
  8. Centrarse también en los trabajadores. Que tus clientes identifiquen tu marca por medio de los valores que quieres es importante, pero lo es también que lo hagan tus trabajadores. Preocúpate por ellos, por su bienestar, y busca que se sientan orgullosos de pertenecer a tu empresa. De esta forma serán los primeros “embajadores” de nuestra marca.
  9. Pensar a largo plazo. Si hay algo que distingue a las grandes marcas es su capacidad para reinventarse y permanecer en el tiempo sin cambiar su esencia. Innova y busca siempre formas de optimizar tu negocio, pero sin olvidar de dónde vienes.
  10. Contribuir a un futuro mejor. Busca que las acciones que realices a través de tu marca tengan repercusión en el futuro. Y, lo más importante, que sea recordada por ello.

En las cámaras de comercio contamos con el Programa España-Emprende para emprendedores que han decidido montar su propio negocio y un programa específico para emprendedoras: PAEM, el Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres, que te ayuda a consolidar tu idea de negocio, buscar financiación y asesorarte en todos los trámites.