La contratación de la Cámara de Comercio de España se rige conforme al derecho privado y cuenta con un procedimiento que garantiza las condiciones de publicidad, transparencia y no discriminación (artículo 2.2, Ley 4/2014, Básica de las Cámaras de Comercio).