La Cámara de España, para el ejercicio de sus funciones de representación institucional de la red de Cámaras y de apoyo a las empresas, desarrolla diferentes líneas de actuación:

  • Creación de empresas

Uno de los ejes de trabajo primordiales de la Cámara de España es el desarrollo del espíritu emprendedor y el impulso al nacimiento de nuevas empresas. Junto con la red de Cámaras de Comercio, la Cámara de España apoya a los emprendedores durante todo el proceso de creación de empresas, colaborando activamente en los pasos necesarios para abrir un negocio: el asesoramiento inicial, la tramitación administrativa y la posterior consolidación del proyecto empresarial.

Además, la Cámara de España colabora directamente con las Administraciones Públicas en la simplificación administrativa de los procedimientos para el inicio y desarrollo de actividades económicas y empresariales, así como en la mejora de la regulación económico-empresarial.

Con todo ello, la Cámara de España pone en valor la reconocida experiencia cameral en la asistencia a la creación de empresas y en el ejercicio como ventanillas únicas empresariales. Este compromiso con la promoción de las vocaciones empresariales y su consolidación es el medio más eficaz para contribuir a generar actividad y empleo y mejorar el reconocimiento social de los empresarios.

  • Innovación y Digitalización

La Cámara de España contribuye activamente a la mejora de la capacidad competitiva de las empresas españolas, especialmente de las pequeñas y medianas. En particular, impulsa y coordina iniciativas para fomentar la innovación y la trasferencia tecnológica de las empresas, la implantación de la economía digital, la eficiencia energética, el acceso a la financiación, o la mejoría de los diferentes factores de competitividad empresarial.

Asimismo, la Cámara de España colabora con las Administraciones, nacionales o comunitarias, para la gestión de programas públicos dirigidos a incrementar la competitividad de las empresas españolas, particularmente pymes.

Estas actividades están incluidas en el Plan Cameral de Competitividad de la empresa española, elaborado y ejecutado por la Cámara de España, en colaboración con la red de Cámaras de Comercio territoriales y de acuerdo con las prioridades de la política económica nacional.

  • Comercio minorista y turismo

La Cámara de Comercio de España ofrece programas de mejora de la competitividad para el pequeño comercio y los establecimientos turísticos. 

  • Comercio exterior

La Cámara de España tiene como una de sus prioridades el apoyo y estímulo del comercio exterior de las empresas españolas, dada la importancia de la internacionalización como vía fundamental para la mejora de la competitividad empresarial y palanca imprescindible para la reactivación de la economía.

En este sentido, con el fin de potenciar la iniciación y diversificación de las empresas españolas en sus procesos de internacionalización, la Cámara de Comercio de España ayuda a las empresas, a través de sus programas de asesoramiento, información y formación, a tomar las decisiones básicas que les permitan emprender con éxito su estrategia de internacionalización.

Estas iniciativas, así como otras muchas dirigidas a impulsar la exportación de bienes y servicios y la presencia exterior de la empresa española, aparecen recogidas en el Plan Cameral de Internacionalización. La elaboración y ejecución de este Plan es responsabilidad de la Cámara de España, en colaboración con las Cámaras de Comercio del territorio nacional y con la participación de las Cámaras de Comercio de España en el extranjero.

Además, la Cámara de Comercio de España, junto con las Cámaras de Comercio, está al cargo de la expedición de certificados de origen y demás certificaciones relacionadas con el tráfico mercantil internacional, y desempeña funciones de mediación y arbitraje mercantil internacional, entre otras actividades exteriores.

  • Formación y empleo

Una de las prioridades de la Cámara de España es la mejora de la formación y la cualificación para potenciar la empleabilidad de los trabajadores.

  • Arbitraje y mediación

El servicio de mediación, de implantación homogénea en todo el territorio nacional, está caracterizado por su sencillez, voluntariedad y la disposición de un equipo técnico de mediadores perfectamente cualificados y homologados.

Por su parte, la Corte Española de Arbitraje, con una reconocida trayectoria, administra y realiza los arbitrajes de carácter comercial requeridos con agilidad, profesionalidad y eficiencia.

El arbitraje y la mediación contribuyen a la modernización y eficiencia de la Administración de Justicia y, en última instancia, al desarrollo económico-empresarial español.